¿La masa ha muerto…?