Justino, la Lotería de Navidad y el Transmedia