La VR, ¿una oportunidad de oro para el e-mail marketing?